Publicado: 29 de Julio de 2018

Ni a todas las mujeres les sientan bien las mechas doradas ni el negro endurece los rostros por igual. Dar con el color de pelo perfecto no es una tarea sencilla. Esto es posible si se sabe cómo. 

Un cabello cuidado

El éxito de cualquier tipo de coloración dependerá en gran medida de lo cuidado que esté el cabello. Una melena deshidratada o quebradiza se mostrará más porosa. En este caso, los pigmentos se pueden adherir de manera desigual o que las puntas queden abiertas y ásperas. ¿La solución? Alternar corte y color y prevenir los daños con cuidados regulares en casa. 

El tipo de piel

La elección del color depende de si el tono de la piel es frío o cálido. La idea es trabajar para que el color escogido acentúe el brillo natural de la piel.

El cabello más bonito es aquel que luce sano. Lo ideal es cortarlo de manera regular, no abusar del calor y escoger los productos que mejor se adapten a su estructura.

Las pieles cálidas tienen base dorada con un matiz amarillo. Además, se broncean con facilidad en verano. Los cobrizos, pelirrojos y las mechas doradas o caramelo acentuarán los tonos castaños. Las pieles frías son más claras y pálidas con matiz rosado y no se suelen broncear. Colores como el chocolate, los rubios ceniza o platino y los reflejos azulados sobre base negra compensarán la base oscura suavizando las facciones.

Es muy importante el consejo del especialista antes de cambiar el tono del cabello. La personalidad y la imagen a proyectar son claves a la hora de decidir la intensidad del tono y la manera de interpretar una gama de color sobre el cabello.

 Diez puntos a tener en cuenta antes de cambiar de tono

o    Al aclarar el tono del cabello se añade volumen y textura.

o    Los colores claros suavizan la textura de la piel haciéndola parecer más joven.

o    Los resultados también dependen de la estación. En verano los rayos del sol contribuyen a aclarar el cabello de manera natural. Por lo tanto, se pueden distorsionar los resultados obtenidos en el salón.

o    Es importante alternar corte y color para que la melena se mantenga saludable.

o    Las mechas no cubren las canas. Si son pocas y están en zonas localizadas las pueden atenuar, pero cuando aumenta la cantidad lo ideal es optar por el tinte.

o    Los ojos verdes funcionan muy bien con tonos castaños en pieles cálidas o rubios ceniza en pieles frías.

o    Los ojos azules hacen juego con el color negro, que será perfecto en pieles frías, y los tonos caramelo para las pieles cálidas.

o    Los ojos marrones se realzan con los rubios ceniza o platino en pieles frías y con caobas o castaños si la piel es cálida.

o    Si se modifica el color de cabello, los tonos de ropa más favorecedores también cambiarán.

o    El cabello más bonito es aquel que luce sano. Lo ideal es cortarlo de manera regular, no abusar del calor y escoger los productos que mejor se adapten a su estructura.